Energía solar

La Energía Solar es la energía obtenida directamente del Sol. La radiación solar incidente en la tierra puede aprovecharse, por su capacidad para calentar, o , directamente, a través del aprovechamiento de la radiación en dispositivos ópticos o de otro tipo. Es un tipo de energía renovable y limpia. Según la forma en que se aprovecha la energía solar hay varias instalaciones.

Energía Solar Fotovoltaica

Una instalación solar fotovoltaica se compone de: módulos solares que generan corriente continua a partir de la energía que irradia el sol, un inversor que convierte esta corriente continua en corriente alterna convencional de 230 voltios, contadores que cuantifican la electricidad suministrada a la red, el cableado y una estructura de montaje para los módulos solares. Este tipo de instalaciones son muy rentables ya que la energía generada por los paneles se vende a las empresas eléctricas por 44 centimos el kW/h y estas lo cobran a 8 centimos.

Solar Térmica

La energía solar térmica aprovecha la radiación del Sol para calentar un fluido que, por lo general, suele ser agua o aire. La capacidad de transformar los rayos solares en calor es, precisamente, el principio elemental en el que se basa esta fuente de energía renovable.

Esquema de instalación de ACS y Calefacción con Energía Solar Térmica

El principio de la energía solar térmica es extremadamente simple: Paneles solares dispuestos en el tejado o en el suelo recalientan un fluido termoportador que circula por unos tubos. Este fluido va a permitir según los tipos de instalación, calentar agua caliente sanitaria (ACS) y eventualmente su suelo radiante y / o su piscina. El CTE (Código Técnico de Edificación) obliga en las viviendas nuevas a instalar un mínimo del 30% de la demanda de agua caliente sanitaria (ACS) con energías renovables.

Solar Termodinámica

Las instalaciones con paneles solares termodinámicos basan su funcionamiento en la combinación de un panel solar que capta la temperatura del exterior de la vivienda y una bomba de calor que genera la energía calorífica necesaria para el agua caliente sanitaria (ACS) y la calefacción.

Con los paneles solares termodinámicos podemos conseguir temperaturas de hasta 60ºC, lo que es mas que suficiente para el agua caliente sanitaria, sistemas de calefacción por radiadores de aluminio o suelo radiante y piscinas abiertas o cerradas.

Al usar un gas refrigerante en vez de agua , no tenemos los problemas de congelación o sobrecalentamiento que se pueden producir en las placas solares térmicas y tenemos la ventaja de que funciona aunque no haya sol.

Para ver el esquema de una instalación solar termodinámica haga click aquí.